17 Mar 2014

Pablo Rubio, desde su agencia Erretres, es toda una referencia para el sector profesional del diseño gráfico. En sus trabajos reúne talento, riesgo e innovación, y muchas de las marcas que ha relanzado son consideradas sus propias cartas de presentación. Tras dirigir el Máster de Diseño del Istituto Europeo di Design, lanzó dos máster propios en comunicación y diseño y en diseño digital con su propia agencia. Como miembro del jurado de los 2P! de la AAD, valora que un trabajo le sorprenda, pero también que sea viable y perdure.

Pablo Rubio.
Pablo Rubio.

Con Erretres ha superado los diez años de trayectoria como estudio de diseño. ¿Cómo recuerda sus inicios? ¿El escenario actual es muy diferente para quien quiera empezar ahora?

Si piensas en el panorama del diseño y echas la vista atrás diez años te das cuenta de que todo ha cambiado radicalmente. Muchas empresas de diseño han desaparecido y lo que queda son microestudios y unas cuantas multinacionales orientadas al branding o al diseño de servicios. Empresas como la nuestra, con un equipo estable de en torno a 10-15 personas, son una excepción, con lo que tenemos que estar razonablemente satisfechos. Además, por fin, parece que hay mucho trabajo y tenemos menos problemas para que los clientes aprueben los presupuestos. Los inicios fueron difíciles y el crecimiento en clientes, facturación, equipo ha sido lento pero sostenido. Tuvimos la suerte de estar desde el principio muy pegados a sectores en los que se valora el diseño, como son la cultura o la industria musical. Desgraciadamente, estos sectores o han desaparecido o han rebajado mucho sus presupuestos.

Desde hace unos cinco años, nos empezaron a contactar grandes empresas atraídas por la calidad de los proyectos. Contamos con clientes actuales como Telefónica, Mapfre, KPMG, Canal+, Unicef o BBVA y muchos otros proyectos que vienen de pequeños emprendedores y seguimos trabajando para la cultura. El panorama ha cambiado radicalmente. La crisis ha arrasado con muchos sectores, y a esto se ha sumado todo el entorno digital que ha cambiado para siempre el escenario. Ahora mismo el 30% de nuestra facturación viene de proyectos digitales, un 35% del branding y otro 30% de proyectos editoriales y el 5% restante de otras cosas. Hace diez años el 80% de nuestra facturación venía del mundo editorial o diseño orientado a la impresión. Este es un cambio radical en todos los sentidos.

El que quiera empezar ahora se encuentra con más competencia, cada año salen cientos de diseñadores de las escuelas, pero también con más oportunidades. Si trabajas duro serás bueno y si eres bueno triunfarás.

¿Qué componentes caracterizan, en su opinión, al diseño gráfico aplicado al mundo digital con respecto al, llamémosle, tradicional u offline?

En Erretres solemos abordar distintos tipo de proyectos, tanto offline como digitales. Lo que cambia principalmente son los conocimientos del equipo y la metodología de trabajo. La clave sobre todo esta en la gestión y dirección de los proyectos y el saber constituir el mejor equipo posible alrededor del proyecto. No solo te enfrentas a diferentes tipologías de proyectos (digitales, editoriales, de espacios…) sino también a distintos tipos de clientes o proyectos. Ahora mismo y estamos embarcados en el cambio de marca de algo tan icónico como Canal+. Estamos abordando la estrategia y todo lo imaginable en una marca de este tipo digital, print, on-air, espacios, interfaces en pantalla… pero también hemos desarrollado toda sus bases de comunicación en redes sociales, etc. Con lo que el reto es bastante grande y el proyecto implica muchos puntos de contacto.

Yo les suelo decir a mis alumnos que si quieren hacer algo novedoso, el último sitio donde deben mirar es en un anuario o blog de diseño.

Los diseñadores constantemente abordamos diferentes tipos de proyectos de un sector del que a priori no sabemos mucho. Creo que es una de las grandezas del diseño. Para mí es mayor el reto de desarrollar un proyecto en un sector en el que no tienes experiencia que la diferencia entre un proyecto digital o print.

¿Qué es lo que hace que un diseño destaque para usted?

En un mundo globalizado estamos acostumbrados a que todas las calles de las ciudades se parezcan, a tener las mismas referencias visuales, consultar los mismos libros o blog de diseño. En consecuencia cada vez hay menos cosas sorprendentes en todos los ámbitos. Yo les suelo decir a mis alumnos que si quieren hacer algo novedoso el último sitio donde deben mirar es en un anuario o blog de diseño. Un proyecto destaca (o es bueno) si suma varios elementos: adecuación al briefing, originalidad y perdurabilidad en el tiempo. Si es un proyecto muy novedoso u original en su forma pero es difícil o caro de implementar, para mí, el proyecto no tiene mucho valor.

Pensando en la revolución sobre revolución que suponen internet y las nuevas tecnologías, ¿el diseño gráfico se complica o se abre a un nuevo mundo de posibilidades cada día?

Paradójicamente, el diseñador gráfico ha adoptado precozmente nuevas tecnologías que le han permitido desarrollar su trabajo de una manera muy eficiente, como la autoedición, pero a veces se ha cerrado a todo lo que implicaba desarrollar proyectos digitales, ya sean websites, apps, etc. No se si por falta de conocimientos o pereza. Desde mi punto de vista es, sin duda, una oportunidad. Cada vez más parte del negocio es sólo digital. Los diseñadores que están saliendo de las escuelas actualmente lo tienen crudo si no saben moverse adecuadamente en estos nuevos entornos.

Es un entorno complejo al igual que lo es el mundo de la edición impresa. No pongas a un diseñador que solo hace webs a hacer una revista impresa. Para mi la no especialización es una virtud en un entorno tan cambiante.

Leave your thought